Follow by Email

viernes, 24 de abril de 2015

#RenunciaYa: Mis razones para pedir la renuncia de Pérez Molina y Baldetti Elías





#RenunciaYa
Mis razones para pedir la renuncia de Pérez Molina y Baldetti Elías

          La captura realizada la semana anterior de algunos funcionarios de la SAT y la denuncia de que el secretario privado de la vicepresidenta está implicado en la banda que durante los tres años de este gobierno ha defraudado al fisco, motivó que de inmediato y desde distintos espacios se pidiera la renuncia de la vicepresidenta y del presidente. A un día de que se realice una manifestación para presionar por su renuncia se han expresado diversas opiniones acerca de la inutilidad de tal renuncia. No voy rebatir esas opiniones, pero sí a expresar por qué pido la renuncia de la pareja presidencial.
1.   Hasta ahora la vicepresidenta no ha sido contundente para deslindarse de las acciones de su secretario. Desde hace bastante tiempo, ha sido público que su secretario ha estado implicado en acciones delictivas; el argumento de ella de que “El Periódico” carece de credibilidad, es tan solo una muestra del encubrimiento a su secretario. Ella, y el presidente, tienen los recursos suficientes para haber verificado las denuncias. Si no lo hicieron es porque son parte de la trama y confiaban en la impunidad que les dan los cargos que ocupan.
2.   Las declaraciones de la vicepresidenta no convencen de que ella no sea “la dos”, o “la señora”. La familiaridad con que habla de un prófugo que no es su familiar, las mentiras usadas para protegerlo y sus titubeos y desplantes nos dejan intuir que entre ella y su secretario había algo más que una relación de jefa y secretario y que es altamente probable de que ella efectivamente sea “la dos” de la banda. En favor de ello pesa su desmedido e injustificado enriquecimiento y su negativa a dar a conocer su declaración de bienes. Lo mismo se aplica al presidente.
3.   Resumiendo los dos puntos anteriores: Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti Elías, por acción u omisión, no son personas confiables para dirigir el Organismo Ejecutivo del gobierno de Guatemala. Si fueran personas honradas, aunque fueran inocentes, ya habrían renunciado para garantizar el ejercicio de la justicia. Pero no son honrados, por eso no han renunciado; y entonces se hace necesario presionarlos para que renuncien.
4.   Un país que se precie un poco a sí mismo no puede tener como dirigentes máximos a dos personas que han sido implicadas en delitos graves en contra de la nación y que como toda defensa esgrimen que la CICIG no tiene pruebas en contra de ellos. Cuando digo #RenunciaYa, lo hago porque como guatemalteco me siento profundamente agraviado de que mi país esté dirigido por dos personas sobre las cuales pesan grandes sospechas de acciones delictivas y no tienen la generosidad de someterse a las leyes del país.
5.   Digo #RenunciaYa porque estoy seguro de que estando Pérez Molina y Baldetti Elías fuera de  los cargos que hoy ocupan se abre la posibilidad para su enjuiciamiento, y aunque han construido un muro judicial que los blinda, ese muro pueden derrumbarse. Además, su salida hoy sería razón más que suficiente para impedir que se refugien en el Parlacen. La magnitud de lo que conocemos, más lo que seguramente no conocemos, los pondría en la misma situación de Ríos Montt: el país por cárcel, para protegerse de la persecución internacional de que serían objeto.
6.   Digo #RenunciaYa con la absoluta certeza de que la partida del presidente y la vicepresidenta no terminará con la corrupción y de que es probable que el Congreso de la República elija a alguien igual o peor que ellos. Pero quien llegue sabría que la impunidad total y absoluta se está terminando.
7.   Las redes criminales enquistadas en el gobierno se construyeron durante la guerra, tienen al menos 40 años de existir, no se pueden destruir haciendo renunciar a dos de sus miembros; pero lograr esa renuncia sería un paso adelante en la destrucción de las mismas.
8.   Y si no renuncian habremos demostrado que nuestra tolerancia y paciencia no son infinitas. Por eso yo exijo #RenunciaYa.