Follow by Email

Compartir

sábado, 23 de mayo de 2015

Sin colaboradores, solo una salida: #RenunciaYa


El mandatario nombró a los dos exjefes de la SAT,
Carlos Muñoz y Omar Franco, ambos arrestados por el caso
La Línea. (Foto de El Periódico)


El gobierno de los múltiples gabinetes se quedó hasta sin gabinete de cocina.

Después de varias capturas de funcionarios acusados de corrupción, hay varios puestos que están vacantes. Todo parece indicar que al presidente le está costando encontrar personas que quieran arriesgarse a ser parte de un gobierno demostradamente corrupto. Los que han mostrado disposición a ser parte del mismo, como los nombres sugeridos por Maldonado Aguirre para secretario privado, de inmediato han sido cuestionados y no les ha quedado más que renunciar antes que aceptar a ser parte de la banda.

¿Qué significa ello? Que el “partido de gobierno” carece de cuadros que puedan hacerse cargo de la administración pública. Esta ha sido una deficiencia de casi todos los “partidos” que han gobernado en los últimos años. Pero a ello debe sumarse que el general retirado ha perdido liderazgo y los pocos profesionales capacitados no confían en él, y los que sí confían y desean ser parte de su banda, que no equipo de gobierno, carecen de la suficiente honorabilidad para confiarles la función pública.

Otto Pérez Molina debe comprender que en el momento actual su continuidad como presidente de la República solo agudiza aún más la crisis que vive el país como resultado de su voracidad saqueadora de los bienes públicos. Su permanencia en el gobierno no le permitirá remontar la crisis, carece de la confianza de la ciudadanía y de los potenciales colaboradores. Tampoco tiene la capacidad como para gobernar en solitario y asumir las funciones de los ministros ausentes.

La incapacidad para armar equipo es una razón más por la cual Pérez Molina debe renunciar.

viernes, 22 de mayo de 2015

¿Hasta dónde piensa llegar don Jorge?



Estimado señor
Don Jorge Briz
Presidente de la Cámara de Comercio y del Cacif

          Usted y yo no nos conocemos personalmente, por eso es que me tomo la libertad de escribirle en este mi blog, con la esperanza de que alguno de sus amigos talvez vea esta carta y se la haga llegar.

          Hace unas semanas leí en la revista ContraPoder una entrevista que le hicieron a usted, en la cual de manera tajante expresaba su apoyo a la continuidad de la Cicig en el país. Creo que en ese momento usted aún no era presidente de Cacif. Me alegró mucho que se expresara de esa manera, en cierto modo me pareció que era una voz disonante con el coro de grandes empresarios que se han dedicado a denostar el trabajo de la Cicig. Lo aplaudí e invité a amigos a leer dicha entrevista.

          Me alegré muchísimo cuando usted y los directivos de Cacif le exigieron al presidente Pérez Molina que solicitara la renuncia de su vicepresidente; y que además hiciera pública su declaración de bienes. Tuve la ilusión de que efectivamente el gran empresariado, a quienes representa el Cacif, finalmente pensaba en el país y no solo en sus intereses.

          Luego de la renuncia de R. Baldetti, usted y sus compañeros del Cacif dejaron de hablar de la declaración de bienes del presidente. Se dieron por satisfechos con el nombramiento de un viejo militante del partido de la violencia organizada como vicepresidente. De nuevo, el Cacif hace cuerpo con la corrupción y la impunidad. De nuevo, el Cacif nos dice que en Guatemala es imposible hacer transformaciones de fondo sin barrer con lo más atrasado, rallano en lo criminal, de un supuesto empresariado que ha crecido al amparo de prebendas y privilegios que se han dado a sí mismos como patrones del Estado.

          Ustedes, Don Jorge, al igual que el general retirado Pérez Molina, han perdido toda autoridad moral para hablar en contra de la corrupción y en favor de la democracia. Con su hoy reforzada alianza con la corrupción y la impunidad ustedes se pusieron del lado de quienes están destruyendo a Guatemala. Y no lo dude, Guatemala se los cobrará.

martes, 19 de mayo de 2015

Mandato constitucional





Cuando Otto Pérez Molina dice que cumplirá con el mandato constitucional, miente. Esto es lo que dice la Constitución sobre el presidente de la República. Durante tres años y meses Pérez Molina no ha cumplido a plentitud con este mandato. Por ello debe renunciar de inmediato.


Presidente de la República

Artículo 182.—  Presidencia de la República e integración del Organismo Ejecutivo. El Presidente de la República es el Jefe del Estado de Guatemala y ejerce las funciones del Organismo Ejecutivo por mandato del pueblo.
El Presidente de la República actuará siempre con los Ministros, en Consejo o separadamente con uno o más de ellos; es el Comandante General del Ejército, representa la unidad nacional y deberá velar por los intereses de toda la población de la República.
El Presidente de la República juntamente con el Vicepresidente, los Ministros, Viceministros y demás funcionarios dependientes integran el Organismo Ejecutivo y tienen vedado favorecer a partido político alguno.

Artículo 183.—  Funciones del Presidente de la República. Son funciones del Presidente de la República:
a)       Cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes.
b)       Proveer a la defensa y a la seguridad de la Nación, así como a la conservación del orden público.
c)       Ejercer el mando de las fuerzas armadas de la Nación con todas las funciones y atribuciones respectivas.
d)       Ejercer el mando de toda la fuerza pública.
e)       Sancionar, promulgar, ejecutar y hacer que se ejecuten las leyes, dictar los decretos para los que estuviere facultado por la Constitución, así como los acuerdos, reglamentos y órdenes para el estricto cumplimiento de las leyes, sin alterar su espíritu.
f)        Dictar las disposiciones que sean necesarias en los casos de emergencia grave o de calamidad pública, debiendo dar cuenta al Congreso en sus sesiones inmediatas.
g)       Presentar iniciativas de ley al Congreso de la República.
h)       Ejercer el derecho de veto con respecto a las leyes emitidas por el Congreso, salvo los casos en que no sea necesaria la sanción del Ejecutivo de conformidad con la Constitución.
i)        Presentar anualmente al Congreso de la República, al iniciarse su período de sesiones, informe escrito de la situación general de la República y de los negocios de su administración realizados durante el año interior.
j)        Someter anualmente al Congreso, para su aprobación, con no menos de ciento veinte días de anticipación a la fecha en que principiará el ejercicio fiscal por medio del ministerio respectivo, el proyecto de presupuesto que contenga en forma programática, el detalle de los ingresos y egresos del Estado. Si el Congreso no estuviere reunido deberá celebrar sesiones extraordinarias para conocer el proyecto.
k)       Someter a la consideración del Congreso para su aprobación, y antes de su ratificación, los tratados y convenios de carácter internacional y los contratos y concesiones sobre servicios públicos.
l)        Convocar al Organismo Legislativo a sesiones extraordinarias cuando los intereses de la República lo demanden.
m)      Coordinar, en Consejo de Ministros, la política de desarrollo de la Nación.
n)       Presidir el Consejo de Ministros y ejercer la función de superior jerárquico de los funcionarios y empleados del Organismo Ejecutivo.
ñ)       Mantener la integridad territorial y la dignidad de la nación.
o)       Dirigir la política exterior y las relaciones internacionales; celebrar, ratificar y denunciar tratados y convenios de conformidad con la Constitución.
p) Recibir a los representantes diplomáticos, así como expedir y retirar el exequátur a los cónsules.
q)       Administrar la hacienda pública con arreglo a la ley.
r)       Exonerar de multas y recargos a los contribuyentes que hubieren incurrido en ellas por no cubrir los impuestos dentro de los términos legales o por actos u omisiones en el orden administrativo.
s)       Nombrar y remover a los Ministros de Estado, Viceministros, Secretarios y Sub-Secretarios de la Presidencia, embajadores y demás funcionarios que le corresponda conforme a la ley.
t)       Conceder jubilaciones, pensiones y montepíos de conformidad con la ley.
u)       Conceder condecoraciones a guatemaltecos y extranjeros.
v)       Dentro de los quince días siguientes de concluido, informar al Congreso de la República sobre el propósito de cualquier viaje que hubiere realizado fuera del territorio nacional y acerca de los resultados del mismo.
w)      Someter cada cuatro meses al Congreso de la República por medio del ministerio respectivo un informe analítico de la ejecución presupuestaria, para su conocimiento y control.
x)       Todas las demás funciones que le asigne ésta Constitución o la ley.

lunes, 18 de mayo de 2015

Arrinconemos a los corruptos





          Roxana Baldetti renunció. Otto Pérez Molina terminará renunciando. Maldonado Aguirre, como pícaro de serie de televisión, terminará siendo presidente sin haber recibido un solo voto a su favor. Pero todos sabemos que poco se logrará realmente si nos quedamos con la renuncia de las cabezas de las bandas delictivas enquistadas en el gobierno.
          Sobre la marcha estamos haciendo el esfuerzo de definir con claridad cómo es el Estado qué queremos, cuales son las transformaciones que debemos hacer. Y eso es así porque los “políticos” solo tienen un propuesta: “vote por mí y cambie este papel por materiales de construcción”.
          Mientras vamos avanzando en la construcción organizativa y de agenda nacional debemos arrinconar a los “políticos”, que en su gran mayoría son unos grandes corruptos.
          Frente a los políticos que hoy están en campaña les propongo que hagamos lo siguiente:
1)       Construyamos una lista de las direcciones en redes sociales (Facebook y Twitter) de diputados, ministros, magistrados, viceministros y candidatos a cargos públicos.
2)       A cada uno de ellos pidamosle de manera directa, de manera educada y respetuosa: a) que den a conocer públicamente su declaración de bienes, aunque la ley no lo exija. “No lo mandata la ley, lo exige la ciudadanía”. Hacerlo con todos, incluso con aquellos que simpatizamos: ellos deben dar el ejemplo. b)  En el caso de candidatos, que digan quiénes son sus financistas y de cuánto son sus aportes.

          Me ofrezco para sistematizar las direcciones. Me pueden enviar las que conozcan a @figueroasarti en Twitter o raulfigueroasarti@gmail.com

viernes, 15 de mayo de 2015

Conclusiones al trote




          El Congreso de la República eligió al sustituto de Roxana Baldetti Elías. Alejandro Maldonado Aguirre, militante del extinto partido de la violencia organizada como gustaba llamarle su fundador, fue su carta para rescatar el barco que se hunde. No es bueno sacar conclusiones apresuradas porque uno se equivoca terriblemente, pero los acontemicientos no esperan la calma. Y por otra parte, solo no se equivoca quien no hace nada o quien no piensa. Así que les comparto algunas ideas.

          1) Maldonado Aguirre simboliza el íntimo entrelazamiento entre la impunidad y la corrupción. La una no se da sin la otra, ni la otra sin la una. Genocidio y corrupción son dos caras de la misma moneda.
          2) Los grupos de poder tienen la certeza, o al menos intuyen, que Pérez Molina seguirá el mismo camino de Roxana Baldetti, la renuncia. Lo cual significa que están atemorizados por las movilizaciones que se suceden en todo el país.
          3) El nuevo vicepresidente no satisface las expectativas de los ciudadanos que reclamamos el cese de la corrupción y la impunidad. Dificilmente podría hacerlo cualquier otro.
          4) La crisis que afecta al sistema es grande. Y el sistema no lo puede resolver.
          5) Otto Pérez Molina es parte de la mafia enquistada en el estado y debe ser procesado y para ello es imprescindible su renuncia.
          6) La gobernabilidad en que se asientan la corrupción y la impunidad protege a los ladrones. Los ciudadanos honrados no tenemos por qué defenderla.
          7) Debemos seguir movilizándonos en contra de la corrupción y la impunidad, aun cuando las victorias sean mínimas. No soñemos con una gran victoria, imaginemos la suma de pequeños trinfos que se convertirán en la conquista de una nueva democracia.
          8) El momento nos exigen pensar durante la marcha. Pensar y organizarnos. Hacia dónde vamos, qué queremos, cómo podemos hacerlo, qué organización necesitamos para ello.
          9) A cada manifestación que vayamos hagamoslo acompañados. Sumemos fuerzas para resistir y derrotar a la corrupción y la impunidad.