miércoles, 15 de septiembre de 2021

El País Paralelo*: A 200 años de la Independencia, celebramos la Patria orgullosos de hijos suyos podernos llamar

Nosotros, ciudadanos preclaros, hijos de la Patria, representantes de las fuerzas vivas de toda la Nación, comerciantes, agricultores --grandes y muy grandes--, industriales, banqueros, exportadores de productos tradicionales, no tradicionales y novísimos, expresamos a la opinión pública:

  1.    Denunciamos ante la comunidad nacional e internacional la ofensiva comunista en contra de nuestra Patria y nuestros sagrados valores. En este año en que caminamos victoriosos en la derrota del virus comunista, nuestra Guatemala es víctima de quienes pretenden denigrar nuestros 200 años de vida independiente, afirmando que no hay nada que celebrar. ¡Sí tenemos que celebrar, y mucho!
  2.   Lo primero que estamos celebrando y no dejaremos de celebrar de aquí a la eternidad es que nuestros abuelos tuvieron la valentía, la hidalguía, la lucidez histórica de adelantarse a los acontecimientos y declarar la Independencia antes de que el terrorismo internacional liderado por los comunistas se aprovechara de nuestras debilidades y declarara la Independencia azuzando a las masas desagradecidas. Gracias a esos próceres se logró en 1821 asestarle la primera derrota al comunismo internacional en nuestro territorio.
  3.       Han sido 200 años en que hemos logrado mantener vivos los valores de la sacra propiedad privada y el derecho de cada uno a una libertad plena. En nuestra Patria, ¡Gracias a Dios!, a nadie se le obliga a ir a una escuela. A las escuelas solo asisten quienes así lo quieren hacer. Ello es el resultado de un absoluto respeto a la libertad de pensamiento. Desde el principio los grandes dirigentes de la Patria comprendieron que la escuela, al inculcarle a los niños ideas ajenas a las del hogar, es la gran violentadora del derecho a pensar libremente. Seguiremos luchando por que el derecho humano a pensar libremente se mantenga incólume.
  4.       Después de 200 años de Independencia, Guatemala es uno de los países más libres del planeta. En ningún otro país se respeta tanto como en el nuestro el derecho a la libre locomoción: los guatemaltecos pueden salir del país cuando quieran, como quieran y por donde quieran. Todos los días salen del país centenares, cuando no miles, de hombres y mujeres, incluso menores de edad no acompañados, en busca de aventura y nadie se los impide, nadie les pone un alto. Eso es libertada absoluta.
  5.       A pesar de las persistentes arremetidas del comunismo internacional, en nuestro país sigue vigente la libertad de comercio y de empresa. Prueba de ello es cómo nuestro querido Presidente, el insigne e ilustre Médico de Cuerpos y Almas Alejandro Giammattei, ha conducido la lucha en contra de la pandemia. Los habitantes de esta Patria Bendita pueden recibir asistencia médica en donde ellos quieran, desde los humildes hospitales públicos hasta hospitales que nada tienen que envidiar a hoteles de cinco estrellas. Y cuando alguna persona tiene dificultades para pagar las cuentas, nadie, nadie, pero nadie, le impide salir con el sombrero en la mano a hacer una colecta, ni se le están auditando los dineros recaudados para cobrarle impuestos. ¿Puede haber una libertad más grande?
  6.       En el siglo xx nuestra Patria sufrió mucho, pero nuestros padres, hombres valientes y, aunque pacíficos, aguerridos cuando se trata de ser aguerridos mantuvieron incólume la libertad e Independencia de la Patria. Así fue como en 1954, con la ayuda generosa de ese pueblo hermano, Estados Unidos, hoy sometido a los designios del comunismo internacional, derrotamos al advenedizo Jacobo Arbenz y logramos la expulsión de cientos de miles de comunistas. Vencimos y seguimos siendo libres.
  7.       Un gran éxito que celebrar ahora que cumplimos 200 años de Independencia es que logramos construir grandes alianzas. Gracias al apoyo del pueblo Hijo de Dios vencimos de nuevo al comunismo internacional cuando ya se terminaba el siglo xx. Los comunistas --que pusieron sin vergüenza alguna todo lo perversos que pueden ser-- acusaron a nuestro glorioso Ejército vencedor de mil batallas de asesinatos cuando fueron ellos los que hacían que las personas atravesaran los campos de tiro del Ejército; algunos llegaron al extremo de irse a otros países y denunciar a nuestras valientes fuerzas armadas de desaparición forzada. Estamos luchando denodadamente en contra de la mentira y hoy podemos celebrar que el Ministerio Público está dirigido por una de las nuestras, valiente y aguerrida mujer que está dispuesta a liberar a nuestros compatriotas de la cárcel.
  8.       También celebramos que logramos expulsar al último intento de dominación del comunismo internacional: la tal cicig, que pretendió destruir los dos pilares sobre los cuales se asienta nuestro sistema económico y político: la corrupción y la impunidad. Ahora que celebramos la Independencia Patria les decimos claro y sonoramente: Guatemala seguirá siendo el reino de la corrupción y la impunidad, pilares de nuestra libertad.
  9.        Dicen que todo es relativo y que la libertad también. Nosotros nos enorgullecemos de que a 200 años de la Independencia Patria somos libres e independientes de manera absoluta: tenemos un Presidente que hace lo que nosotros ordenamos; el Congreso de la República nos obedece ciegamente, a pesar de los comunistas ahí infiltrados; la Corte de Constitucionalidad literalmente nos hace los mandados, la Corte Suprema de Justicia también goza de absoluta Independencia para estar a nuestro servicio. Para ser breves: no hay institución pública, incluida la universidad estatal, que no tenga Independencia para servir a los intereses de la Patria, que casualmente coinciden con los nuestros.
  10. .  Finalmente, gloria y honor a los grandes hombres que lograron hacer de nuestra Patria una Nación libre de comunismo y sentaron los principios ineludibles en que se asienta nuestra Independencia Nacional: la corrupción y la impunidad. Nuestro eterno agradecimiento a Justo Rufino Barrios, Manuel Estrada Cabrera, Jorge Ubico, Francisco Javier Arana, Carlos Castillo Armas (cariñosamente caca), Enrique Peralta Azurdia (a quien le debemos nuestras mejores leyes), Carlos Arana Osorio (nuestro amado Chacal de Oriente), Mario Sandoval Alarcón (hombre valiente que dirigió el partido de la violencia organizada), Kjell Laugerud García, Romeo Lucas García, Efraín Ríos Montt (el general de mil batallas) y nuestro más reciente protector el Ilustre Bachiller Don Álvaro Arzú Yrigoyen.

 

¡Qué viva la Patria!

¡Qué viva la Independencia!

¡Qué vivan la corrupción y la impunidad!

¡Qué vivan el Comercio, la Agricultura, la Industria y las Finanzas!

 ¡Dios, Patria y Libertad!

 

(*) El País Paralelo es un paraíso ficticiamente real, en donde de vez en cuando suceden eventos –eventuales, no planificados– positivos y también extremadamente negativos.


lunes, 18 de enero de 2021

#NosFaltan49Más

La desaparición de menores de edad, mujeres principalmente, y de mujeres adultas pareciera que cada vez es mayor. Como ya no estamos en guerra tendemos a pensar que la desaparición de personas es un fenómeno que nada tiene que ver con la situación política del país.


                Sin embargo, es inadmisible que como sociedad permanezcamos mudos e impasibles frente a un fenómeno que crece, que hace daño a muchas familias y que destruye nuestro futuro como sociedad. Durante la guerra desaparecieron miles de niñas, niños, mujeres y hombres; y aún hoy hay familias que siguen buscando a sus seres queridos que fueron desaparecidos por fuerzas de seguridad del Estado. No permitamos que, en este momento, supuestamente de paz, haya personas desaparecidas. Empecemos por conocer el problema:

                Entre el 11 y el 17 de enero, inclusive, fueron registradas en las alerta Alba-Keneth e Isabel Claudina (según la información publicada en Twitter) 55 personas desaparecidas; de ellas 6 fueron localizadas en ese mismo período, permaneciendo desaparecidas 49; 40 son mujeres y 35 menores de edad.

                Estos son los nombres de las personas que desaparecieron entre el 11 y el 17 de enero y no han sido localizadas:*

  1. Perla Elizabeth Arana Morales, 13 años, desapareció en Palín, Escuintla.
  2. Reyna Ninel Arana Surey, 15 años, desapareció en Guatemala, Guatemala.
  3. Wendy Emperatriz Aviche Cruz, 37 años, desapareció en Guatemala, Guatemala.
  4. Vilma Aracely Ayala Hernández, 34 años, desapareció en Casillas, Santa Rosa.
  5. Clara Alejandra Baeza Alvarado, 21 años, desapareció en Guatemala, Guatemala.
  6. Asucena Saray Can Gonzalez, 13 años, desapareció en Villa Nueva, Guatemala.
  7. Alheida Eunice Nahomy Can Herrera, 6 años, desapareció en Rabinal, Baja Verapaz.
  8. Aylin Clarita Analy Can Herrerra, 10 años, desapareció en Rabinal, Baja Verapaz.
  9. Sheily Mishell Chan Caal, 15 años, desapareció en San Benito, Petén.
  10. Otto Manuel Chojoj, 15 años, desapareció en San Juan Sacatepéquez, Guatemala.
  11. Berenice Abigail Chub Herrera, 12 años, desapareció en Guatemala, Guatemala.
  12. Elda Yanira Cortez y Cortez, 16 años, desapareció en Sanarate, El Progreso.
  13. Libia Isabel Coy Che, 24 años, desapareció en San Pedro Carchá, Alta Verapaz.
  14. Katerin Gabriela De La Cruz Garcia, 15 años, desapareció en Escuintla, Escuintla.
  15. Alisson Adriana de Leon Hernandez, 3 años, desapareció en Conguaco, Jutiapa.
  16. Iann Stephany del Cid Aviche, 6 años, desapareció en Guatemala, Guatemala.
  17. Mateo Diego Pascual, 17 años, desapareció en Villa Nueva, Guatemala.
  18. Mely Judith Flores Portillo, 17 años, desapareció en San Benito, Petén.
  19. Astrid Carolina Fuentes Osoy, 16 años, desapareció en Guatemala, Guatemala.
  20. Jenifer Vanessa Garcia Belteton, 14 años, desapareció en Puerto Barrios, Izabal.
  21. Alba Rosmery Giron Hicho, 17 años, desapareció en El Jícaro, El Progreso.
  22. Edwin Samuel Gutierrez Serrano, 17 años, desapareció en Guatemala, Guatemala.
  23. Alejandra Hernández López, 70 años, desapareció en Guatemala, Guatemala.
  24. Gladys Susana Lopez Vasquez, 25 años, desapareció en Pueblo Nuevo Viñas, El Progreso.
  25. Wueslin Alexis Martinez, 8 años, desapareció en Masagua, Escuintla.
  26. Dairin Lili Martinez Chinchilla, 15 años, desapareció en San Miguel Petapa, Guatemala.
  27. Maryori Martinez Galicia, 12 años, desapareció en Guatemala, Guatemala.
  28. Julia Judith Mayorga López , 57 años, desapareció en San Cristóbla Acasaguastlán, .
  29. Madeline Michel Medina Hernandez, 18 años, desapareció en San Pedro Ayampuc, Guatemala.
  30. Katerine Mishell Rodriguez, 17 años, desapareció en Tiquisate, Escuintla.
  31. Yeymi Marleni Morales Ordoñez, 26 años, desapareció en Villa Nueva, Guatemala.
  32. Heidy Lisseth Moralres Leja, 17 años, desapareció en Villa Nueva, Guatemala.
  33. Jacqueline Paola Murcia Franco, 15 años, desapareció en Guatemala, Guatemala.
  34. Marta Daniela Noriega Molina, 16 años, desapareció en Palencia, Guatemala.
  35. Willy Fredy Orozco Velasquez, 13 años, desapareció en Colomba, Quetzaltenango.
  36. Ramiro Rodrigo Ortiz Elias, 17 años, desapareció en San José Pinula, Guatemala.
  37. Maria Candelaria Perez Lopez, 43 años, desapareció en San Ildefonso Ixtahuacán, Huehuetenango.
  38. Marian Adamaris Piedrasanta Avila, 18 años, desapareció en San Miguel Petapa, Guatemala.
  39. Evelyn Araceli Ramirez Genis, 18 años, desapareció en Estanzuela, Zacapa.
  40. Pedro Alexander Rivas Carias, 17 años, desapareció en San Benito, Petén.
  41. Patricia Guadalupe Rivera Ramirez, 10 años, desapareció en Santo Domingo, Suchitepéquez.
  42. Jorge Estuardo Rosales Garcia, 15 años, desapareció en Cuilapa, Santa Rosa.
  43. Evelyn Yesenia Santacruz Lima, 28 años, desapareció en Mixco, Guatemala.
  44. Yohana Amavilis Santos Lopez, 15 años, desapareció en Conguaco, Jutiapa.
  45. Thania Lucia Surey Shocoxic, 17 años, desapareció en Guatemala, Guatemala.
  46. Miriam Izabel Tucubal Raymundo, 12 años, desapareció en Tecpán Guatemala, Chimaltenango.
  47. Gloria Maria Tul Lopez, 15 años, desapareció en Guatemala, Guatemala.
  48. Jose Estiven  Enrique Tzunux Jax, 4 años, desapareció en Villa Nueva, Guatemala.
  49. Hilda Zacarias Quizar, 38 años, desapareció en Los Amates, Izabal.

(*) Se respeta la ortografía de las cuentas de Twitter de la alertas Alba-Keneth e Isabel Claudina.


martes, 12 de enero de 2021

#NosFaltan76



                 La desaparición de menores de edad, mujeres principalmente, y de mujeres adultas pareciera que cada vez es mayor. Como ya no estamos en guerra tendemos a pensar que la desaparición de personas es un fenómeno que nada tiene que ver con la situación política del país.

                Sin embargo, es inadmisible que como sociedad permanezcamos mudos e impasibles frente a un fenómeno que crece, que hace daño a muchas familias y que destruye nuestro futuro como sociedad. Durante la guerra desaparecieron miles de niñas, niños, mujeres y hombres; y aún hoy hay familias que siguen buscando a sus seres queridos que fueron desaparecidos por fuerzas de seguridad del Estado. No permitamos que, en este momento, supuestamente de paz, hay personas desaparecidas. Empecemos por conocer el problema:

                En los primeros 10 días del mes de enero de 2021 fueron registradas como desaparecidas en las alertas Alba-Keneth e Isabel Claudina (según la información publicada en Twitter) 85 personas; de ellas 10 fueron localizadas en ese mismo período, permaneciendo desaparecidas 75 personas: 56 son niñas, niños y adolescentes menores de 18 años (36 mujeres y 20 hombres); y continúan desaparecidas 19 mujeres mayores de edad.

                Estos son los nombres de las personas que desaparecieron entre el 1 y el 10 de enero y no han sido localizadas:*

  • María Estefany Ajcalón Vicente, 19 años, desapareció en San José Chacayá, Sololá.
  • Gloria Emperatris Albeño Orellana, 11 años, desapareció en Guatemala, Guatemala.
  • Geovanna Lisseth Albi Grajeda, 14 años, desapareció en San Juan Sacatepéquez, Guatemala.
  • Keren Daniela Alfaro Dieguez, 21 años, desapareció en Villa Nueva, Guatemala.
  • Angel Guillermo Andres Yoc, 1 años, desapareció en Santa Ana Huista, Huehuetenango.
  • Leydi Yohana Arana Hernandez, 27 años, desapareció en Nueva Concepción, Escuintla.
  • Gabriela Rocio Archila Rodríguez, 25 años, desapareció en Escuintla, Escuintla.
  • Jackeline Mishell Aroche Hernandez, 15 años, desapareció en Guatemala, Guatemala.
  • Brandon Josue Arriola Lopez, 17 años, desapareció en Guatemala, Guatemala.
  • Yadira Marisela Barrera Lopez, 33 años, desapareció en Monjas, Jalapa.
  • Amanda Xiomara Brizuela Fuentes, 15 años, desapareció en Zacapa, Zacapa.
  • Mariela Cac Icaal, 19 años, desapareció en Villa Nueva, Guatemala.
  • Alex Gustavo Cardona Jimenez, 13 años, desapareció en San Marcos, San Marcos.
  • María Cecilia Castellanos Picón, 30 años, desapareció en Masagua, Escuintla.
  • Yesbely Ana Mabeli Castillo Garcia, 12 años, desapareció en Guastatoya, El Progreso.
  • Heidy Mishell Caxaj Tun, 9 meses, desapareció en Guatemala, Guatemala.
  • Marcos Jeovani Ceballos Orellana, 15 años, desapareció en Guatemala, Guatemala.
  • Ilsia Dinora Cevedo Geronimo, 16 años, desapareció en Jalapa, Jalapa.
  • Adamaris Jamileth Chajon Cornel, 13 años, desapareció en Fray Bartolomé de las Casas, Alta Verapaz.
  • Emanuel De Jesus Cojti Lares, 15 años, desapareció en Tecpán, Chimaltenango.
  • Enma Yojana Contreras Ramirez, 15 años, desapareció en Palencia, Guatemala.
  • Yeison Alexander Cruz Monroy, 1 años, desapareció en Esquipulas, Chiquimula.
  • Vilma Aida Cuc Culum, 14 años, desapareció en San Pedro La Laguna, Sololá.
  • Angeli Rosario del Cid Gonzalez, 5 años, desapareció en Sipacate, Escuintla.
  • Jeesica Fabiola del Cid Gonzalez, 1 años, desapareció en Sipacate, Escuintla.
  • Angelina Adelaida Diego Antonio, 13 años, desapareció en San Sebastián, Huehuetenango.
  • Karen Jerusalen Enriquez Garcia, 17 años, desapareció en Amatitlán, Guatemala.
  • Melamy Crismely Equite Lopez, 16 años, desapareció en Mixco, Guatemala.
  • Kimberlyn Vaneza Esquivel Hernandez, 13 años, desapareció en San Francisco, Petén.
  • Maribel Francisco Miguel, 15 años, desapareció en Ixcán, Quiché.
  • Danilo Enrique Garcia Morales, 4 años, desapareció en Zacapa, Zacapa.
  • Levi Alejandro Gomez Ramos, 16 años, desapareció en Cantel, Quetzaltenango.
  • Cesar Antonio Gonzales Escobar, 13 años, desapareció en Mixco, Guatemala.
  • Alma Brigitte Hernandez Mendoza, 13 años, desapareció en Sipacate, Escuintla.
  • Hilary Sarai Herrera Berrios, 16 años, desapareció en Villa Nueva, Guatemala.
  • Ana Ofelia Juárez Velasquez, 52 años, desapareció en La Antigua Guatemala, Sacatepéquez.
  • Yessica Paola Leon Garcia, 18 años, desapareció en Nueva Concepción, Escuintla.
  • Shyrly Grace Lopez Colop, 1 años, desapareció en Quetzaltenango, Quetzaltenango.
  • Lucinda Elizabeth López Méndez, 27 años, desapareció en Jalapa, Jalapa.
  • Audelia Arely Lopez Virula, 28 años, desapareció en Conguaco, Jutiapa.
  • Lourdes Maribel Manrique Cruz, 27 años, desapareció en La Democracia, Escuintla.
  • Britany Alexandra Mejia Morales, 12 años, desapareció en Patzún, Chimaltenango.
  • Nimsi Yoalslyn Mejia Perez, 13 años, desapareció en Palencia, Guatemala.
  • Ana Isabel Mejicanos Alarcón, 19 años, desapareció en Chinautla, Guatemala.
  • Merly Nayely Mendez Cruz, 13 años, desapareció en Villa Nueva, Guatemala.
  • Seleni Estefany Mendez Lopez, 13 años, desapareció en Coatepeque, Quetzaltenango.
  • Doris Marleny Monzon Rodriguez, 16 años, desapareció en Jutiapa, Jutiapa.
  • Cristel Dadiana Britney Morales Guzman, 15 años, desapareció en Santa Ana, Petén.
  • Lourdes Monserrat Morales Manrique, 1 años, desapareció en La Gomera, Escuintla.
  • Jhennifer Jhudith Morales Zavala, 16 años, desapareció en Villa Nueva, Guatemala.
  • Marleny Ordoñez Morales, 27 años, desapareció en San Ildefonso Ixtahuacán, Huehuetenango.
  • Erick Alexander Ortiz Gomez, 12 años, desapareció en Mataquescuintla, Jalapa.
  • Selene Maria Alejandra Ovalle Mazariegos, 5 años, desapareció en Salcajá, Quetzaltenango.
  • Jose Abraham Palma Marin, 11 años, desapareció en Puerto Barrios, Izabal.
  • Felipa Ixcoy Patzan, 35 años, desapareció en Amatitlán, Guatemala.
  • Cristian Isai Perdomo Jimenez,, 9 años, desapareció en Flores, Petén.
  • Marvin Alexander Perez Xar, 14 años, desapareció en Santa María de Jesús, Sacatepéquez.
  • Claudia Griselda Noemi Perez y Perez, 14 años, desapareció en Santa María de Jesús, Sacatepéquez.
  • Ingrid Yanira Ramirez Diaz, 13 años, desapareció en Esquipulas, Chiquimula.
  • Neidy Roxana Reyes Samayoa, 13 años, desapareció en Guatemala, Guatemala.
  • Maria Yesenia Rivera Lopez, 20 años, desapareció en San Juan Chamelco, Alta Verapaz.
  • Brandon Jose Rodas Recinos, 13 años, desapareció en Sansare, El Progreso.
  • Dania Abigail Ruano Hernandez, 15 años, desapareció en Guatemala, Guatemala.
  • Gliriam Rubidia Ruiz Sandoval, 15 años, desapareció en Cubulco, Alta Verapaz.
  • Alejandro Sales Ordoñez, 7 años, desapareció en San Ildefonso Ixtahuacán, Huehuetenango.
  • Shelsi Jasmin Sambrano, 16 años, desapareció en Mixco, Guatemala.
  • Allan Alexander Suy Chajon, 10 años, desapareció en Parramos, Chimaltenango.
  • Brandon Geovanni Valenzuela Belteton, 17 años, desapareció en Puerto de San José, Escuintla.
  • Maria Rosalinda Velasquez Marroquin, 15 años, desapareció en La Libertad, Petén.
  • Aracely Xiloj De Leon, 22 años, desapareció en Momostenango, Totonicapán.
  • Ian Rudy Xiloj Sontay, 3 años, desapareció en Momostenango, Totonicapán.
  • Josue Daniel Yanes Castillo, 14 años, desapareció en Puerto de San José, Escuintla.
  • Ruth Marisol Yas Pichola, 18 años, desapareció en Mixco, Guatemala.
  • Yomari Jacquelin Yoc De León, 27 años, desapareció en Santa Ana Huista, Huehuetenango.
  • Erick Alejandro Zepeda, 9 años, desapareció en El Progreso, Jutiapa.

 

(*) Se respeta la ortografía de las cuentas de Twitter de la alertas Alba-Keneth e Isabel Claudina.

martes, 22 de diciembre de 2020

Carta a Bernardo Caal

 

Querido Bernardo:

            Fue a principios de este año, 2020, cuando conversé con Isabel, tu valiente compañera de vida, sobre la posibilidad de ir a verte a la cárcel en donde te tienen recluido los carceleros de la oligarquía. La visita se demoró, llegó la covid, el 2020 se está terminando, y no fui a expresarte personalmente mi solidaridad. Se abrió este espacio de “Cartas a Bernardo” y aprovecho para contarte algunas cosas.

            Lo primero que quiero comentarte es que me emociono mucho cada vez que veo algún video de Ni’kte’, tu hija mayor, denunciando la injusta prisión de su padre. Recuerdo cuando hace ya unos años nos encontramos en la Filgua y me presentaste a tu esposa y a tus hijas. Me impresionó mucho que hubieras viajado desde Alta Verapaz con la familia para visitar la feria. Conocí mejor tu faceta de maestro de escuela. ¿Te acordás de que en más de una ocasión conversamos de la posibilidad de llevar niños de Alta Verapaz a la Filgua, además de los que desde hace unos años llegan de Baja Verapaz? Pues te cuento que desde hace un tiempo la Feria tiene un patrocinio de Banrural dirigido expresamente a cubrir el gasto de transporte de niños de los departamentos a la Filgua. De esa cuenta la feria ya la conocieron, además de los fabulosos lectores de Purulhá, también niños y adolescentes de Petén, Chimaltenango, San Lucas Tolimán, Quiché, y muchos otros lugares de Guatemala. Ah, también ha tenido la visita de niños de Telemán, para quienes el viaje a la capital ha sido la gran experiencia de su vida.

No nos hemos visto en tres ferias, espero que pronto volvamos a hacerlo; y que entonces hagamos el lanzamiento del libro que si no lo has escrito ya deberías empezar a escribir: el testimonio de un maestro q'eqchi' que además de enseñar en la escuela se convirtió en un defensor del territorio que históricamente ha ocupado su pueblo, víctima del despojo de sus tierras, en medio de una violencia brutal, por parte de la oligarquía terrateniente.

            Y, mirá cómo son las cosas en este nuestro bello país y sufrido pueblo, ¿qué te parece que los representantes de esos mismos bandidos que te metieron en la cárcel también se quieren apropiar de la Filgua? ¡Increíble!, ¿verdad? En breve, porque esto es una carta y no un ensayo: resulta que como los editores que fundaron y organizaron la feria durante muchos años no tenían personería jurídica propia se cobijaron en la Cámara de Industria. De tal suerte que los recursos que los organizadores de la feria gestionaban iban a parar a una cuenta de banco que en su nombre decía “Cámara de Industria”. Por eso ahora se quieren robar la Filgua, porque dicen que ellos pusieron el dinero y por lo tanto la feria es de ellos. Sí, esa Cámara de Industria es la misma en la que están organizados los delincuentes que se están robando los ríos (ahora el agua ya la cotizan en bolsa) de las Verapaces. Vos que sabés que esos pillos son de lo más ignorantes te estarás preguntando para qué pueden querer la feria del libro. La quieren para hacer lo mismo que han hecho desde siempre: censurarla y evitar que el pueblo lea libros que les puedan abrir los ojos frente al despojo y el robo de sus tierras y los trabajadores no se atrevan a reclamar derechos.

Cierro esta parte con lo ya dicho: cuando salgás de la cárcel publicaremos tu libro y realizaremos presentaciones de él no sólo en las Verapaces sino también en otros territorios del país que hoy viven la agresión narco oligárquica para despojarlos de sus tierras y recursos naturales. Haremos algo similar a lo que hicimos hace ya diez años, cuando gracias a tu maravillosa iniciativa hicimos algo que, creo yo, no se había hecho antes: organizar en Panzós la presentación de un libro. Lo hicimos con “La masacre de Panzós: etnicidad, tierra y violencia en Guatemala” En la editorial no hemos tenido otra presentación de libro con tal cantidad de gente, alrededor de 600, ni vendido tantos ejemplares como en esa ocasión.  Aún tenemos pendiente la traducción al q'eqchi'. Fue a partir de esa actividad que tuve el gusto de conocerte y empezar a saber más de tu trabajo como maestro, líder comunitario y también tu lucha en contra de la corrupción sindical en el magisterio.

Bernardo Caal, primero de izquierda a derecha, en la presentación de "La masacre de Panzós...", en Panzós, Alta Verapaz, 28 de mayo de 2010.


Hoy hay muchas personas, querido Bernardo, que están luchando por tu liberación, y esa lucha se realiza tanto nacional como internacionalmente. Pero no sos el único prisionero político que hoy sufre las cárceles de la dictadura narco oligárquica. Viendo las cosas en perspectiva tal vez podamos afirmar, mirá que cosas, que uno de los mayores logros de los 36 años de lucha armada de muchos guatemaltecos en contra de la dictadura sea el “derecho a tener prisioneros políticos”. Si tu lucha se hubiera dado hace 40 o 45 años no estarías preso, los dueños de la hidroeléctrica hubieran mandado a sus escuadrones de la muerte a asesinarte como sus padres y abuelos lo hicieron con Mamá Maquín, Mario Mujía Córdoba, Pedro Quevedo y Quevedo (asesinado en diciembre de 1978), Oliverio Castañeda de León y muchos dirigentes obreros, campesinos y estudiantiles más. Aunque hay que decir que el recurso del asesinato sigue vivo, de ello dan fe los asesinatos de dirigentes campesinos de Codeca. Como también sigue viva la práctica de tierra arrasada, tal y como hemos visto en el gobierno del nuevo representante de la oligarquía: desalojos de campesinos en Alta Verapaz y Petén, con el fuego contrainsurgente incluido para terminar con la vida de los desalojados. Si no es con las balas que sea por el hambre, es la divisa de los bandidos oligarcas.

            Aunque no tan rápido como quisiéramos, las conciencias de los guatemaltecos están cambiando. No es poca cosa que en las últimas elecciones doña Thelma Cabrera fuera de los candidatos presidenciales con más votos, muy por delante de varios candidatos representantes de la élite económica tradicional y algunos de la nueva narcoelite, aliada a la anterior. Poco a poco nos damos cuenta de que el origen de nuestros males está en la cúpula del Cacif y ya no es raro que encontrés en las calles la consigna “#UnFuturoSinCacif”. En redes sociales cada día son más los guatemaltecos y guatemaltecas quienes la usamos.

            Ojalá pronto estés fuera de la cárcel y podamos reunirnos para conversar, tomarnos una cerveza y seguir luchando por #UnFuturoSinCacif; por un país para todos sus pueblos, mujeres y hombres, sin exclusiones de ningún tipo.

 

Un fuerte abrazo, querido amigo

Raúl

 

Pd1. Espero estés disfrutando de los libros que te envié. Está en prensa un libro sobre la criminalización de Abelino Chub y el despojo de tierras en las Verapaces. En cuanto salga del horno prometo enviarte un ejemplar.

Pd2. Disculpá los errores que pueda tener esta carta, dejé al tiempo escribirla y me acabo de enterar que es el último día para enviarla.

19 de diciembre de 2020

domingo, 20 de diciembre de 2020

El País Paralelo:* Congreso aprueba Ley nacional de salarios de funcionarios

 

Por primera vez en mucho tiempo, después de varios años de un rechazo absoluto de parte de la población, los diputados al Congreso de la República cuentan con el beneplácito de sus votantes, quienes se han manifestado en las calles para celebrar la aprobación de la “Ley Nacional de Salarios de Funcionarios”.

                La aprobación de la ley tomó por sorpresa a los analistas que siguen de cerca el accionar de ese poder del Estado, que en los últimos años ha llegado a ser calificado por propios y extraños como La Cueva de Alí Babá.

                En una sesión convocada de la manera usual en que el Congreso se ha comportado los últimos meses, es decir, a altas horas de la noche, se aprobó la mencionada ley, misma que fue presentada al Pleno como iniciativa por todos los bloques legislativos. Se logró una votación como no se había dado previamente: unánimemente votaron por ella todos los diputados presentes en el pleno. Ausentes sólo hubo unos pocos, no más de diez, que se encuentran padeciendo problemas de salud, y algún delincuente que usa la curul para evadir la justicia.

                Entre los puntos más relevantes de la ley se encuentran los siguientes:

  • Los salarios de los funcionarios se definen en relación con el salario mínimo urbano.
  • El salario del presidente de la República no deberá exceder 25 salarios mínimos.
  • Los ministros de Estado tendrán un salario máximo no superior a los 15 salarios mínimos.
  • El salario de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y de la Corte de Constitucionalidad tienen como límite 15 salarios mínimos.
  • Los directores o gerentes de instituciones autónomas o semiautónomas devengarán un salario máximo de 15 salarios mínimos.
  • Independientemente del tamaño del municipio, ningún alcalde recibirá un salario superior a 12 salarios mínimos.
  • El salario máximo para los diputados será el equivalente a 12 salarios mínimos.
  • Ningún empleado público podrá devengar un salario que sea superior al devengado por diputados o alcaldes municipales.
  • Se prohíbe cualquier otra prestación o bono especial distintas al aguinaldo y bono 14.
  • Las personas que ocupen cargos por elección popular y ministros de Estado tienen prohibido reclamar el pago de indemnización, aguinaldo y bono 14.
  • Ningún funcionario que devengue un salario tendrá derecho a cobrar dietas por participar en órganos de dirección de instituciones del Estado.
  • Los representantes de organizaciones de la sociedad civil en órganos de dirección de instituciones públicas no devengarán dietas por su participación en reuniones. Sin embargo, si la organización a la que representan desea reconocerles el pago de dietas puede hacerlo.

Aunque la mayoría de las fuentes consultadas coinciden en señalar que dicha ley es un gran paso en la lucha por la probidad en el manejo de los recursos públicos, algunas expresan tener dudas sobre sí el presidente sancionará la ley o la vetará, dado que durante el tiempo que lleva en el cargo ha dado muestras de que su mayor interés es el enriquecimiento rápido.

        Aunque los sindicatos de trabajadores estatales han guardado hermetismo, el sindicato patronal ya se manifestó deplorando que el Congreso de la República haya incluido en la ley a los representantes del sector empresarial. “No entendemos a cuenta de qué los diputados pretenden que seamos nosotros quienes paguemos porque nuestros representantes defiendan nuestros intereses”, expresó muy molesto el presidente del sindicato patronal.

 


 

 

(*) El País Paralelo es un paraíso ficticiamente real, en donde de vez en cuando suceden eventos –eventuales, no planificados– positivos y también extremadamente negativos.

jueves, 17 de diciembre de 2020

¡Renuncie señora Consuelo Porras!

                Quiero compartir con quienes leen este blog la carta que le envié a la señora Consuelo Porras, en la cual le pido que renuncie al cargo de fiscal general de la República y jefe del Ministerio Público.

                Pero más allá de eso quiero invitarlos a que le pidan de manera individual su renuncia, ya sea que la manden por el simulacro de correo postal que tenemos , mensajería privada o la vayan a dejar ustedes a las oficinas centrales del Ministerio Público.

                Sería de mucha relevancia si logramos que le lleguen miles de cartas solicitando su renuncia. Es necesario que le expresemos a la señora Porras nuestro rechazo a su accionar al frente del Ministerio Público.

 

Guatemala, 14 de diciembre de 2020

 

 

Señora
Consuelo Porras
Fiscal General de la República
Oficinas Centrales del Ministerio Público
15 avenida 15-16 zona 1, Barrio Gerona

 

Señora fiscal:

                Me dirijo a usted por esta vía para, como ciudadano en pleno uso de sus derechos y amparado en la Constitución Política de la República, solicitarle que renuncie al cargo de fiscal general de la República y jefe del Ministerio Público, cargo que ocupa desde mayo de 2018.

                En el tiempo que lleva ocupando dicho cargo, no sólo ha estado encubriendo a funcionarios de gobierno de quienes se sospecha están involucrados en corrupción, sino que se ha convertido en aliada del crimen organizado. Lo más relevante es el nombramiento que hizo de una fiscal especial para “investigar” al fiscal Juan Francisco Sandoval, y que la semana recién pasada salió a luz sus vínculos con funcionarios corruptos del gobierno anterior y, lo que es más grave aún, con un narcotraficante que el gobierno de Estados Unidos reclama en extradición.

                Señora Consuelo Porras, es inadmisible que con todos los exámenes y requisitos que se supone se realizan para nombrar a un fiscal, el nombramiento de la fiscal especial haya sido un error. Y si así fue, usted no está capacitada para ser fiscal general de la República de Guatemala porque al poner en riesgo la integridad de uno de los fiscales más capaces que conocemos, usted pone en riesgo la seguridad de todos los guatemaltecos.

                Luego de la captura del narcotraficante, “amigo” de la “renunciada” fisca especial, la honradez y compromiso suyos con la justicia han quedado en entredicho nacional e internacionalmente. A riesgo de correr con la misma suerte de estos delincuentes, usted debe renunciar de inmediato al cargo de fiscal general de la República de Guatemala y jefe del Ministerio Público.

 

Atentamente,

Raúl Figueroa Sarti
DPI 2515 49461 1001

  


martes, 15 de diciembre de 2020

Demasiado bueno para ser cierto...

             Hoy, martes 15 de diciembre de 2020, fui a la inauguración de la nueva sede del Fondo de Cultura Económica. Como ahora las salidas hay que programarlas muy bien para aprovecharlas al máximo y no estar exponiéndose de manera innecesaria, agendé ir al correo después, para poner una mi cartita. Al terminar la actividad me encaminé hacia el correo.

            —Buenas tardes, ¿adónde viene?

            —Buenas tardes, vengo al correo.

            —Póngase gel y pase adelante.—No recuerdo si murmuró mi temperatura.




            Entro y me dirijo hacia una de las ventanillas. En la de el medio estaba nadie y en los extremos dos señoritas. Una de ellas al teléfono y en las sillas de espera una señorita sentada.

            —Buenas tardes, ¿en qué podemos servirle?

            —Venga o poner una carta –dije todo orgulloso, y me sentí como imagino que se debió haber sentido Aureliano Buendía cuando lo llevaron a conocer el hielo. Y es que no es poca cosa que después de varios años tengamos servicio de correo postal. Me dijo que esperara a que se desocupara la señorita que estaba al teléfono. Esperé un tiempo prudencia y como nadie me atendía me dirigí a quien estaba al teléfono. Coincidió con que iba pasando otro joven, y él me atendió.

            —¿En qué podemos servirle?

            —Quiero mandar esta carta, certificada. Me la recibió y con ella en la mano se dirigió a un escritorio situado atrás de las ventanillas.

Unos minutos después volvió con mi cartita en la mano y un formulario:

            —Por favor, vaya con este formulario al Banrural que está en la 15. Paga ahí los diez quetzales y con el comprobante de pago vuelve y nos deja la carta.

            —Jajajajajajaja—solté la carcajada—. ¿En serio?

            —Sí, es que aquí no podemos cobrar.

Tratando de contener la risa, tomé mi carta y el formulario (si no se los muestro, no me lo creen) y por la tarde fui a una agencia de Guatex a dejarla, esperando que llegue mañana.

 


Desde que en redes sociales empezaron a publicitar que ya teníamos correo de nuevo puse en duda el asunto. Finalmente me dije a mí mismo que bien valía hacer la prueba y eso fue lo que encontré.

Mañana les cuento para quién es mi carta.