Follow by Email

martes, 8 de septiembre de 2009

En río revuelto: Una infamia

Félix Loarca Guzmán

El proceso instruido a través de los tribunales de Guatemala en contra del licenciado Raúl Figueroa Sarti, representante legal de la editorial F & G por el delito de Violación a la Propiedad Intelectual, como consecuencia de haber publicado una foto en la portada de un libro con lo cual supuestamente se violaban los derechos de autor, constituye una verdadera infamia.


Sobre este asunto, el Relator especial de Naciones Unidas sobre Libertad de Opinión y Expresión difundió un pronunciamiento muy concreto señalando que el procedimiento seguido puede constituir un mecanismo de intimidación.

Por su importancia transcribimos algunos fragmentos de la declaración de dicho funcionario internacional: "La sentencia condenatoria que emitió el Juzgado Séptimo de Sentencia Penal contra el Señor Raúl Figueroa Sarti en el proceso seguido por el Oficial de Tribunales Mardo Escobar y por el Ministerio Público por el delito de Violación a la Propiedad Intelectual, es claramente una violación a la libertad de expresión del Sr. Figueroa Sarti, con el cual también se limitan las actividades de la Editorial F&G.

El hecho mismo, relativamente insignificante, lo constituye la utilización de una fotografía del Señor Escobar para la portada de un libro publicado por la mencionada Editorial, con lo cual supuestamente se violaban los derechos de autor. Sin embargo, consta en el expediente del caso, el testimonio del Señor Escobar, en el cual él mismo manifiesta haber autorizado de palabra al Señor Figueroa Sarti la utilización de dicha fotografía, por lo que la denuncia misma no tiene razón de ser. Además el Señor Escobar inició una acción de carácter civil que fue desestimada, por lo que no se comprende, por qué razón el Ministerio Público y el Tribunal Séptimo de Sentencia Penal le dieron tanta relevancia al hecho.

Sorprende que en un caso sin mayor fundamento, el Ministerio Público y el Tribunal Séptimo de Sentencia Penal desplieguen tanta actividad y recursos humanos cuando existen muchos casos de violencia que quedan en la impunidad. La única conclusión a la que se puede arribar, es que el tema de la fotografía es una excusa y este proceso penal es realmente un mecanismo de intimidación contra una editorial que ha mantenido una trayectoria crítica y que ha realizado publicaciones sobre violaciones a los derechos humanos. Por consiguiente, esta intimidación constituye una violación al derecho a la libertad de expresión por parte del Estado de Guatemala en particular del artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos y los Artículos 19 y 20 del Pacto Internacional sobre de Derechos Civiles y Políticos del cual Guatemala es parte."

Publicado en "La Hora" el miércoles 26 de agosto de 2009: http://lahora.com.gt/notas.php?key=54408&fch=2009-08-26

No hay comentarios.:

Publicar un comentario