Follow by Email

viernes, 18 de marzo de 2016

Si Williams Mansilla, ministro de la Defensa, no renuncia, el presidente está obligado a removerlo



“Guatemala, memoria del silencio” se llama la voluminosa obra histórica que publicó la Comisión para el Esclarecimiento Histórico  de las Violaciones a los Derechos Humanos y los Hechos de Violencia que han Causado Sufrimientos a la Población Guatemalteca, conocida como la CEH y que  fue establecida en el marco del proceso de paz de Guatemala mediante el Acuerdo firmado en Oslo (Noruega) el 23 de junio de 1994.
En este blog, en el año 2012, publiqué diariamente, cronológicamente ordenadas, las violaciones registradas en dicho informe. Tanto violaciones cometidas por las fuerzas de seguridad del estado, como por los grupos paramilitares organizados desde ese mismo estado, y las violaciones cometidas por los grupos insurgentes.
Hace pocos días, el Tribunal A de Mayor Riesgo dictó una sentencia condenatoria a exmiembros del ejército nacional por asesinatos, desapariciones forzadas y violaciones sexuales. Como se ha insistido en diversos espacios, las violaciones sexuales fueron y parece ser siguen siendo, una arma de guerra reiteradamente usada por el ejército.
Una rápida mirada a los “posts” en este blog en los primero días del mes de marzo nos arroja varios casos de violaciones sexuales:
"En ese lugar fue torturada y violada. Cuando sus antecedentes familiares son descubiertos, aumentan las torturas y es violada reiteradamente por varios militares."
"...y violaron a mujeres y muchachas de la aldea incluidas dos niñas de doce y trece años."
"...la trasladaron al destacamento del lugar, donde sufrió privación de alimentos, malos tratos y presenció la tortura, violación sexual y ejecución de otras personas."
"Ese mismo día, diez soldados violaron a una mujer."
"Los soldados violaron a una mujer mientras la amenazaban para que no hablara de lo sucedido."
"Allanaron la casa de Vicente Urízar a quien capturaron, al tiempo que violaron a tres personas dentro de la vivienda."
"A las mujeres jóvenes las violaron."
"Asimismo, los soldados violaron a varias mujeres del caserío."
"A varias mujeres jóvenes las llevaron aparte y las violaron."
A los pocos días de la condena por Sepur Zarco, trascendió que una niña fue violada en las instalaciones del instituto militar Adolfo V. Hall del Sur. De lo dicho por autoridades militares, entre ellos el vocero y el ministro de la Defensa, se puede derivar que de parte de la institución hay no solo tolerancia sino incluso complacencia con la violación sexual. Primero calificaron el delito como “incidente”, luego dejaron  que el principal sospechoso del delito escapara, cuando su obligación era entregarlo a las autoridades correspondientes, a continuación alteraron impúdicamente una fotografía del sospechos. Finalmente el ministro de la Defensa, Williams Mansilla, reconoce que fue “error” dejar que el sospechoso escapara (http://www.prensalibre.com/guatemala/politica/mindef-reconoce-que-fue-su-error-la-fuga-del-soldado). 

Foto de Prensa Libre
(http://www.prensalibre.com/guatemala/politica/mindef-reconoce-que-fue-su-error-la-fuga-del-soldado)

Siendo generosos con el ministro y reconociendo la proverbial incapacidad de altos rangos militares para expresarse verbalmente, podríamos pensar que lo dicho por vocero y ministro solo fue el resultado de su poca habilidad verbal. Sin embargo, dados los antecedentes, lo menos que podemos pensar es que en el seno del ejército sigue existiendo, sino una promoción, al menos una tolerancia hacia crímenes como las violaciones sexuales. Es obligación del presidente de la República convencernos de que como comandante general del ejército no tolera la violación sexual. Es su obligación destituir al ministro para que asuma frente a los tribunales de justicia su responsabilidad en la fuga del soldado sospechoso.
Conociendo nuestra historia, podemos afirmar que no hubo tal error, y que en el fondo lo que hay es complicidad.
De ahí que si el ministro no renuncia, el presidente está obligado a destituirlo.

18 de marzo de 2016
Año del centenario del nacimiento de Virgilio Rodríguez Macal

No hay comentarios.:

Publicar un comentario