Follow by Email

sábado, 23 de septiembre de 2017

El valor del dinero

               El día de ayer, 22 de septiembre, alcancé a ver en horas de la noche unos tuits cargados de insultos en contra de Jordán Rodas, Procurador de los Derechos Humanos, por haber tenido la osadía de afirmar algo así como que el Comité de Desarrollo Campesino (Codeca) es tan representativo como el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif).
               Los improperios en contra del PDH derivan de la idea de que el dinero y quienes lo poseen hacen a las personas mejores seres humanos que quienes carecen de él. Ello me hizo recordar una vieja historia que me contó un amigo acerca de escena que presenció en el mercado.
               La historia se resume más o menos así:
               Llega una señora (esto sucedió en los años setenta del siglo xx) a la Terminal a hacer sus compras y se acerca a una vendedora y se produce el siguiente intercambio. (Para una mejor comprensión uso precios actuales).
—María, ¿a cómo la libra de tomate?
—A cuatro cincuenta, doña.
—¡¿Qué?, tan carera que sos! Dámela a dos y te llevo diez libras.
—No puedo, es que el tomate está caro, ha llovido mucho.
—¿Y vos que creés, que a mí el pisto me lo regalan?
—No, pero si se lo doy a dos, pierdo.
—Va pues, a tres, o no te llevo nada.
—¿Cuántas libras me dijo que quiere?
—¡Diez!
—Vaya, sabe qué, agarre sus treinta pesos, póngalos en el comal y hace con ellos su recado.
—¡India abusiva!

***
               Quienes no dejan de decirnos que el país se sostiene gracias a los empresarios, porque ellos son los que producen, porque ellos son los que pagan impuestos, se olvidan de que el capital, su dinero, es sólo uno de los factores de producción y que el mismo no sería nada sin el trabajo de las personas que laboran en las empresas industriales, agrícolas, comerciales o financieras.
                Saquen ustedes sus conclusiones.

2 comentarios:

  1. Muy atinado comentario acerca de nuestra situación nacional.

    ResponderEliminar
  2. Al billete y a las monedas nosotros les damos valor con nuestro trabajo y el tiempo que invertimos para ganarlo. O cuando el banco se queda con nuestra casa hipotecada porque no podemos pagar la deuda.
    Ésto lo comprende muy poca gente.
    Le conviene a los dueños del dinero, a los que imprimen la moneda. Sobre todo los papeles llamados billetes.

    ResponderEliminar