Follow by Email

lunes, 10 de septiembre de 2012

Masacre de la aldea Tzisbaj


Caso ilustrativo No. 63
Masacre de la aldea Tzisbaj

I. ANTECEDENTES
Tzisbaj es una aldea ubicada en el municipio de Jacaltenango, departamento de Huehuetenango.
En 1982, año en que suceden los hechos, el Ejército había ya formado las Patrullas de Autodefensa Civil (PAC) en la comunidad. Sin embargo, las patrullas de Tzisbaj no gozaban de la plena confianza de los militares: éstos sabían que el Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP) había llegado varias veces a realizar mitines en la aldea y contaba allí con una base social que la apoyaba.

II. LOS HECHOS
El viernes 10 de septiembre de 1982, en la mañana, los patrulleros se encontraban haciendo turno. A lo lejos divisaron a hombres armados, vestidos de verde olivo, que se acercaban a la aldea.
En determinado momento los desconocidos dispararon. Un testigo afirma: “Se distribuyeron alrededor de la comunidad y la rodearon; comenzaron a disparar contra la gente de la patrulla”. Los patrulleros, consideraron que se trataba de la guerrilla y, siguiendo a las instrucciones del Ejército, respondieron con los “dos o tres fusiles … que era el armamento de la comunidad”. Mientras esto sucedía, un poblador corría a comunicar al destacamento militar, ubicado en la cabecera municipal de Jacaltenango. Los miembros de las PAC se enfrentaron con el grupo de desconocidos e hirieron a uno de ellos. Los habitantes corrieron temerosos a protegerse en sus casas; sin embargo, seis vecinos murieron y cuatro resultaron heridos en el ataque por parte de los desconocidos.
Los atacantes —que todavía eran identificados por la población como guerrilleros— luego de vencer la resistencia de los patrulleros llegaron al centro de la aldea. Reunieron a la gente en el parque y afirmaron ser miembros del Ejército. Seguidamente, los soldados pertenecientes al destacamento militar de San Antonio Huista, encerraron a las mujeres y a los niños en la iglesia, y a los hombres los formaron en fila frente a la escuela. El oficial a cargo del operativo les dijo que tenían conocimiento de que en esa aldea la población prestaba apoyo a la guerrilla y que lo habían comprobado ese día, pues habían sido atacados por la comunidad. Algunos pobladores se defendieron alegando que el color del uniforme de los soldados era el mismo tipo de verde olivo que usaba la guerrilla y habían visto escrito en las mochilas las iniciales del EGP.
El oficial ordenó a los soldados ir casa por casa para buscar a las personas escondidas y descubrir las armas. Mientras realizaban el cateo, los soldados robaron radios, grabadoras, ropa, dinero y otros objetos de valor.
Fue entonces cuando llegó a la comunidad otro grupo de soldados, esta vez procedente de la cabecera municipal de Jacaltenango, que venía en respuesta a la solicitud de apoyo de los pobladores ante el supuesto ataque guerrillero. Los dos oficiales discutieron, ya que la aldea correspondía al municipio de Jacaltenango y el grupo atacante pertenecía a San Antonio Huista.
Al terminar el cateo de las casas los soldados volvieron al centro de la población. Hacia las tres de la tarde el oficial sacó un papel del bolsillo de su camisa y ordenó que uno por uno pasaran los hombres presentando su cédula de identidad. En el papel constaba una lista de nombres de personas que, en teoría, estaban comprometidas con la guerrilla. Los soldados revisaban las cédulas y confirmaban si los nombres figuraban o no en la lista. En el ambiente había mucho temor; cuando pasaba un vecino y su nombre no aparecía en el listado, iba a sentarse frente a la iglesia.
Seis personas aparecieron en el listado y se les condujo a la escuela. En ese lugar los soldados se encargaron de los interrogatorios y de las torturas. Desde el exterior la comunidad escuchaba los gritos y los golpes que los militares propinaban a los detenidos. Los soldados apresaron, además, a uno de los profesores de la escuela, bajo la acusación de ser jefe guerrillero, y lo amarraron.
Al mismo tiempo, el oficial pidió apoyo aéreo a la zona militar de Huehuetenango, para evacuar al soldado herido y abastecerse de municiones. Minutos más tarde, un helicóptero aterrizó en el centro de la población. Los soldados subieron al herido en la nave. Al cabo de media hora apareció otro helicóptero, aterrizó en el mismo lugar y abasteció de municiones a la tropa.
A las cuatro de la tarde los detenidos maltratados fueron sacados de la escuela. El oficial ordenó a los soldados que amarraran a las víctimas en los pilares de la alcaldía auxiliar, con excepción del profesor.
El oficial se dirigió a la comunidad y dijo que iban a presenciar un ejemplo de cómo terminaban los guerrilleros. Advirtió además que lo mismo les pasaría a todos si seguían apoyando a la guerrilla. Seguidamente, ordenó a un grupo de soldados que formara en fila delante de las víctimas. Toda la comunidad observaba impactada cada movimiento de los soldados y era testigo de los gestos de dolor y sufrimiento de los vecinos amarrados en los pilares y a la espera del desenlace. Los soldados alzaron entonces sus fusiles y a la orden de fuego del oficial, dispararon. Las víctimas cayeron “dobladas” sobre sus cuerpos. Cinco murieron en el acto . Una persona aún respiraba. Al percatarse de ello, el jefe de la operación militar le dio el tiro de gracia.
A las ocho de la noche la tropa se dirigió al destacamento militar ubicado en la cabecera municipal de Jacaltenango, llevándose amarrado al profesor. Mientras, los vecinos de la aldea trasladaron a los heridos al hospital del mismo municipio.
El profesor permaneció detenido durante ocho días en los que fue sometido a torturas y malos tratos. Los militares lo interrogaban y lo acusaban con insistencia de pertenecer a la guerrilla. Le exigían que diera los nombres de las personas que integraban la insurgencia en la zona. A requerimiento de familiares y amigos, el cura párroco del lugar intercedió por él ante el oficial del destacamento y el profesor fue puesto en libertad. Sin embargo, lo obligaron a comparecer dos veces cada día en el cuartel. En la mañana y en la tarde tenía que concurrir para firmar el libro de control. Frecuentemente lo amenazaban a él y a su familia. Al no soportar esta situación, una madrugada del mes de octubre emprendió viaje a México. Semanas después hicieron lo mismo su esposa, hijos y padres.
En total, como resultado de la acción militar en la aldea Tzisbaj se registraron 17 víctimas, población civil e indefensa: 12 ejecutados arbitrariamente, de los cuales 6 fueron torturados, 4 heridos y un detenido y también torturado.

III. CONCLUSIONES
La CEH, estudiados los antecedentes reunidos, llegó a la convicción de que el 10 de septiembre de 1982, en la aldea Tzisbaj, municipio de Jacaltenango, departamento de Huehuetenango, efectivos del Ejército violaron el derecho a la vida, la integridad física y la libertad de numerosos pobladores de dicha comunidad. Estas violaciones se originaron en el injustificado ataque armado contra los patrulleros del lugar, que produjo inocentes víctimas civiles, y consistieron en la detención arbitraria, tortura y ejecución arbitraria de seis de sus miembros, y la detención y tortura de uno de los maestros de la aldea, además de la retención del resto de los habitantes, a quienes obligaron a presenciar sus acciones.
La CEH considera que el caso ilustra una táctica aplicada frecuentemente por el Ejército, la cual consistió en vestir a sus fuerzas como guerrilleros. Si bien el objetivo de esta táctica era primordialmente militar, en determinadas ocasiones originó violaciones de derechos humanos y favoreció su encubrimiento.
Por último, la CEH considera que el caso es, también, ilustrativo del método de represión selectiva como castigo ejemplar a quienes el Ejército consideraba colaboradores de la guerrilla.

LISTADO DE LAS VÍCTIMAS
Ejecución arbitraria, tortura, privación de libertad
Antonio Montejo López
Gaspar Montejo Hernández
José Sebastián Domingo Diaz
Manuel López Hernández
Matías Diaz Hernández
Ruperto Diaz Hernández
Víctor Dionicio Montejo Esteban

Ejecución arbitraria
Gaspar Delgado Ross
José Camposeco Diaz
Julian Jacinto Montejo
Manuel Aguilar Silvestre
Ramon Pérez
Sebastián Domingo Quiñonez
Antonio Raymundo Méndez
Magdalena Aguilar
María Montejo
Miguel López Cota

Víctimas colectivas/desconocidas: 2

No hay comentarios.:

Publicar un comentario