Follow by Email

viernes, 30 de noviembre de 2012

Proclama unitaria del Frente Unido de la Revolución



El Frente Unido de la Revolución –FUR-, desde su fundación, se reconoce a sí mismo como una organización cuyo objetivo central es trabajar por la unidad de todas las fuerzas democráticas.

Para entender el desarrollo político de  Guatemala a partir de 1954, resulta necesario resaltar que la oligarquía guatemalteca se construyó y consolidó sobre la base de la exclusión, el racismo, la evasión de impuestos, el control del Estado y la entrega de los recursos naturales al capital internacional. El reciente terremoto volvió a visibilizar las carencias del Estado y la sociedad, la vulnerabilidad de la infancia más pobre, un nuevo terremoto de los pobres.

Los sectores populares siempre fueron y son los perdedores en este sistema de exclusión y oligopolios, donde el capital financiero impone sus intereses agiotistas. Pero también las engañadas clases medias de Guatemala han sufrido un proceso de empobrecimiento constante y al mismo tiempo una sumisión política e ideológica y moral. Es hora de construír vasos comunicantes entre los guatemaltecos, entre las clases medias, el campesinado y demas etnias, entre los obreros y los intelectuales y académicos, entre mujeres y hombres, entre jóvenes y mayores. La mayoría ha salido perdiendo por décadas y la mayoría puede ganar uniéndose y oponiéndose a la oligarquía y a sus formas politicas e ideológicas. La oligarquía autoritaria desune, las fuerzas democráticas deben hacer lo contrario para levantar un proyecto de nación sustentable.

¿Para quién se gobierna? El poder en Guatemala está más allá del Estado: en los poderosos grupos que siempre han influido, cuando no directamente, manejando al Estado. El Estado guatemalteco es raquítico, desmantelado y corrupto. El crimen organizado y el narco han penetrado a los partidos politicos y a la instituciones del Estado. Y en lugar de soluciones democráticas y sociales, estamos ante una escalada de militarización y ante una espiral imparable de violencia. También de criminalización de la protesta social. Pero no de promoción por parte del Estado de empleos, de oportunidades para la juventud, democratización del crédito, inclusión, igualdad de género y protección de los recursos naturales. 

La causa de este Estado fallido es una sociedad fallida, con una riqueza mal distribuida y una élite voraz y codiciosa, que se ha negado histórica y sistemáticamente a pagar impuestos y que no permite la emergencia de nuevos empresarios.

No olvidemos la existencia de un gran sector informal que tampoco tributa, que en esencia es manejado por grupos e individuos inescrupulosos (contrabandistas, piratas, etc.) pero que le dan empleo a miles y de miles que se juegan la vida en las calles vendiendo toda clase de mercancías. Existen desde luego muchos honrados pequeños empresarios, aunque informales, que laboran de sol a sol.

Ante las premisas expuestas: ¿Será Guatemala gobernable sin realizar cambios estructurales? Gobernar debe ser el arte de tomar decisiones racionales y efectivas. ¿Pero se puede ser racional y efectivo cuando una gran parte de la población padece pobreza, desnutrición, analfabetismo, exclusión, racismo? Y con dos millones de ciudadanos que han emigrado. La pobreza siempre tiene causas.

No tenemos que hacer grandes análisis para entender que el país va en picada. A diario los guatemaltecos viven injusticia, violencia, impunidad, exclusión, racismo y falta de oportunidades. Todo sucediendo frente a la corruptela de los políticos tradicionales en el poder y en el Congreso.

La ciudadanía deja de creer en esas opciones políticas y la desesperación se acrecienta. La democracia no está sumistrando resultados ni cumpliendo las espectativas porque precisamente hay un gran déficit de democracia.Y la oferta electoral es muy pobre en propuestas y en valores. Muchos partidos que dicen casi lo mismo y que al final hacen lo mismo: gobernar para la oligarquía y dedicarse a la corrupción.

De ahí que es preciso acudir a la inmediata y firme acción democratizadora. La izquierda debe cambiar, debe cesar el sectarismo y la atomización. Mas ese cambio no se logrará sin la unidad amplia de todas las fuerzas democráticas, independientemenmte de sus propios postulados ideológicos y formas de organización. Por estas razones el FUR cuenta con suficiente autoridad y legititimidad moral e histórica para llamar al trabajo unitario en todas sus formas. La construcción URGENTE de procesos y diálogos unitarios sin exclusiones. Un país excluyente debe comenzar a cambiar con fuerzas y actitudes no excluyentes.

El FUR no busca votos;  El FUR busca más conciencia y hace un llamado ciudadano para retomar el camino democrático, que es una senda humanista que busca la paz, la verdadera democracia, la honradez, la fraternidad ciudadana y la solidaridad entre los guatemaltecos.

Si queremos un futuro mejor debemos cambiar el presente. Si pretendemos entender el presente debemos aprender del pasado. La historia es un proceso que exige esta articulación  de procesos. Sólo la UNIDAD puede asegurar los cambios. Sólo el mismo cambio en actitudes, propuestas, aptitudes y praxis de las fuerzas democráticas puede garantizar la formación de una fuerza politica y social que viabilice el camino a una sociedad democrática, incluyente, tolerante, no violenta, donde la prosperidad sea democratizada-generalizada y donde el estado garantice el bien común. De ahí que el FUR exhorta fraternalmente a todos los sectores políticos democráticos afines, a la sociedad civil, a los ciudadanos interesados en su país a iniciar INMEDIATAMENTE procesos de unidad en todos los niveles. Un llamado a promover el diálogo constructivo entre las fuerzas democráticas. Un pedido a construír espacios de discusión que abran este recorrido histórico al futuro democrático.

El FUR no pretende vanguardizar ni mucho menos monopolizar ningún proceso. Sería ir en contra de los postulados de fundación del partido y de los ideales de los grandes  líderes históricos Manuel Colom Argueta y Adolfo Mijangos López. Sirva recordar entonces las palabras con que Colom Argueta puso fin a su última conferencia dada en la Universidad de San Carlos de Guatemala: “…lo que ustedes tienen en la mente no lo van a transformar en realidad, sino lo convierten en condiciones objetivas de cambio”.

!SI A LA UNIDAD DEMOCRATICA!
¡POR UNA GUATEMALA MÁS HUMANA, JUSTA Y DEMOCRÁTICA!!!


”Por la Patria y la Revolucion,
Unidos Venceremos”...!!!

Guatemala de la Asuncion Noviembre del 2012


Firman: Carlos Duarte, Americo Cifuentes, Mario Tello, Julio Lopez,  Carlos Gomez De Leon, aparecen mas firmas......

No hay comentarios.:

Publicar un comentario