Follow by Email

lunes, 19 de noviembre de 2012

Un frente nacional democrático




         El 9 de noviembre, en un post en Facebook, me atreví a plantear la necesidad de que las personas, organizaciones sociales y partidos políticos que en Guatemala estamos descontentos con el status quo empecemos desde ya a trabajar en la construcción de un frente nacional democrático que pueda incidir en darle un viraje al estado de cosas en el país.
         Ante el entusiasmo de muchos amigos por la idea considero que es importante empezar a darle vuelta a distintas ideas sobre cómo ir conformando dicho frente. Comparto algunas:

1)               En el mismo deberán tener cabida personas, organizaciones y partidos de un amlio espectro político-ideológico, desde demócratas progresista hasta la izquierda revolucionaria.
2)               A pesar de lo desprestigiada que en el país se encuentra la actividad político-electoral, este frente debería tener como objetivo convertirse en una fuerza electoral que en las elecciones del 2015 alcance una votación de al menos entre el 12 y el 15%, tener entre unos 5 y 10 diputados y al menos participar en el gobierno municipal de unos 20-30 municipios.
3)               Este frente se constituye para ganar las elecciones y llegar a hacer gobierno, y para lograr ello necesita convencer a los guatemaltecos de sus propuestas, por lo que un punto inicial es justamente eso: construir una propuesta de programa en el cual coinciden las distintas fuerzas que lo integren y que tanto organizaciones como individuos se convenzan del mismo y contribuyan a su difusión.
4)               En sus expresiones públicas el frente deberá hacerlo afirmativamente: no en en contra de la corrupción, sino por la transparencia; no en contra de la minería sino porque todos los guatemaltecos tengan un espacio natural sano y autosostenible; no en contra de la pobreza, sino a favor de condiciones bienestar para todos; etcétera, etcétera.
5)               Como frente demócratico deberá construirse dando por sentado que todos sus integrantes tienen los mismos derechos y obligaciones: hombres y mujeres, jovenes y viejos, ladinos e indígenas. Llegado el momento, que llegará, de tener que elegir candidatos a cargos de elección popular debería considerar que al menos un 40% de sus candidatos sean mujeres, indígenas, jóvenes de menos de 35 años, etc.

¿Y qué más?...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario